martes, 21 de diciembre de 2010

La más absoluta calma

Solía mirarse al espejo cada mañana, aún entre sueños y sin ganas de poner en orden aquella maraña de pelo.
Solía rebuscar en su armario cualquier camiseta, cualquier trapo fácil de poner, algo calentito capaz de aislarle de aquel mundo frío y estéril.
Solía salir de casa corriendo, ansiosa por llegar a aquella esquina. Por el camino, no podía evitar mirarse en los cristales de los coches escarchados y abandonados en un lado de la acera.
Miraba su perfil izquierdo, luego el derecho de reojo, y con cada cristal que dejaba atrás, iba aumentando su espanto: se avergonzaba de aquel aspecto.
¿Quién podría quererla así? ¿Quién caminaría a su lado sin avergonzarse? No podía continuar viviendo de aquella forma, tenía que cambiar desesperadamente.

Y entonces...
Entonces llegaba a aquella esquina, y allí estaba él, con sus ojos mágicos, su sonrisa dormida. Lentamente se acercaba a ella, y justo antes de besarla, le cogía suavemente de la barbilla, le miraba dulcemente a los ojos y le decía:

-Sabes? Hoy estás preciosa.

Después la besaba, hacía desaparecer su mundo, y sus problemas desaparecían hasta el día siguiente.
Y así era ella, y así era feliz.

7 comentarios:

  1. Me gusta mucho tu blog =)
    Pasate por el mio si quieres, un beso :P

    ResponderEliminar
  2. Que melancólico y tierno a la vez :/

    Igual no más me encantó jajajaja

    cariños !

    ResponderEliminar
  3. El principio tiene su tristeza, pero que lo tenga a él, es bonito y que le da la vuelta a la historia. No se gustará físicamente, se verá defectos, igual su estilo no le gusta... no lo sé. Pero le tiene a él y eso aporta felicidad. Y demuestra que alguien no se avergüenza de ella, que la quiere por como es :)
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  4. http://thesesecretswillkillus.blogspot.com/ sigueme y comenta si te gusta :) Gracias .

    ResponderEliminar
  5. Pequeños gestos que te hacen dar un giro de 360º C, al fin y al cabo merece la pena tener personas que no miren tu exterior sino tu interior y de esas personas es una de cada diez o incluso de más, al final acabas por olvidarte del mundo y acaba dándote igual los pensamientos de la gente maliciosa.

    ResponderEliminar
  6. te sigo! ;)
    pasate por mi blog si te apetece y deja tu opinion ^^
    un besoo

    ResponderEliminar
  7. Qué bonito tu blog, me ha gustado mucho en serio, escribes genial:DD
    te sigo guapa!
    Muaks

    ResponderEliminar

Sueños por cumplir